Mi Experiencia "Religiosa"




Hace ya casi 23 años, contando con tan solo 10 de edad, una tarde en mi amada ciudad, mientras jugaba atrapando abejas con mi hermano mayor, se nos acercaron un par de muchachos muy bien vestidos de camisa blanca, corbata y pantalones oscuros, de apariencia pulcra y con acento extranjero, éstos al notar nuestra actividad, y aparentando curiosidad por la misma, nos abordaron preguntándonos que era aquello que hacíamos, al principio creí que se trataba de Testigos de Jehová, secta con la cual ya había tenido contacto y cuyas charlas eran para mi concepto muy aburridoras y las asumía con una actitud desobligante, pues en varias ocasiones al conversar con algunos adeptos a ella, sentía una cierta manera de enseñar, en la que era más como: debes hacer esto y aquello para ser salvado, y no una forma más amena y atrayente, por lo que creyendo que era otra más de las tantas tediosas charlas “T Jotas” comencé a alejarme disimuladamente de aquellos muchachos. Luego de unas cortas palabras sobre el tema de los insectos y quizá notando el desgano de mi semblante, se nos presentaron: Mi nombre es Élder Rodríguez y mi compañero también es Élder Rodríguez (no hay parentesco), y somos misioneros de la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días, dijo uno de ellos, venimos desde Chile y les traemos un mensaje de parte de Jesucristo para su familia.

Vaya, vaya, estos dos jóvenes eran chilenos y además tenían un mensaje de Jesucristo para nuestra familia, yo sabía quién era Jesús, pues ya había leído algo sobre él, incluyendo un librito de los Testigos de Jehová llamado “Mi libro de historias bíblicas”, por lo que al ellos decirme esas palabras me asombraron, ¿Quiénes eran estos muchachos que hablaban con Jesús?, pensé llevado por mi inocencia, ¡que honor! El mismísimo Jesucristo de quien hacía poco había aprendido, me había mandado a sus “misioneros”, no tenía ni idea de lo que en realidad me esperaba.

Los misioneros nos pidieron que los presentáramos con nuestros padres, lo cual hicimos casi de inmediato, bueno solo con mi madre pues mi padre no se encontraba en casa en ese momento, enseguida comenzaron una charla sobre la iglesia y nos mostraron parte de su doctrina, nos hablaron de donde venían ellos y de sus propias familias, esto ayudo a romper el hielo que se amontona entre desconocidos, con el tiempo aprendí que esto era una de las técnicas que se les enseñaba a estos muchachos para abordar a las personas y entablar conversaciones amenas y de esta forma ganar su confianza y sus corazones, una vez hecho esto, pasaban a la enseñanza de sus “primeros principios y ordenanzas”, claro ya había algo de familiaridad, ahora acá estaba su mensaje.

Se nos hablo sobre la fe y el bautismo, que así como Jesús había sido bautizado, nosotros debíamos seguir su ejemplo, nunca había pensado en algo así, si Jesús era el hijo de Dios como iba yo a seguir su ejemplo, era obvio que fracasaría por completo, al fin y al cabo yo no era perfecto en nada. Luego de media hora de charla, noté que estos no eran tan aburridores como los Testigos de Jehová, además, no eran tan viejos como aquellos por lo que su charla era un poco más amena, claro que esta idea cambiaria, por lo menos para mí, luego de la tercera charla. Al finalizar la conversación, los misioneros se despidieron dejándonos un folleto y organizando una segunda charla para los próximos días, para lo cual aceptamos sin reparos, sin contar con que mi papá no tenía ni idea que esta nueva religión había tocado sus puertas, entrado a su casa y conversado con su familia, ¿qué diría él de todo esto?, era esa la preocupación más grande por el momento que tenía mi madre, pues mi padre durante varios años había demostrado que con religiones no quería ni el saludo.

Al llegar mi padre y como era de esperar, él no estaba para nada de acuerdo con esta situación, pero esto no iba a ser impedimento para que aquellos muchachos quienes estaban muy bien entrenados en las técnicas de reclutamiento mormonas dejaran de enseñar su doctrina a estos nuevos “investigadores”. Con el paso de los días y a pesar de la dura oposición que encontraron en la persona de mi padre, fueron teniendo una serie de charlas en la que enseñaban de manera sistemática y coherente cada una de sus doctrinas y prácticas, o por lo menos eso era lo que creíamos en ese momento, pues no teníamos ni idea de toda aquella “doctrina profunda” que se manejaba de manera extraoficial y la cual no se enseña a los “investigadores”.

De esta forma, mi madre, hermana y hermano fueron siendo adoctrinados e inducidos en las prácticas del mormonismo, y al poco tiempo se bautizaron a escondidas de mi padre debido al ya mencionado desacuerdo que éste tenía con dicha secta. Durante ésta época uno de mis hermanos y yo no quisimos continuar las charlas con éstos misioneros por ser tan aburridoras, llegando inclusive a escondernos debajo de la cama algunas veces y otras a subirnos al techo de nuestra casa solamente para no tener que escuchar durante una hora o más la tediosa charla sobre José Smith, las Planchas de oro, el Libro de mormón, el pecado de tomar té, café, bebidas alcohólicas, etc. Y todo el entretejido de enseñanzas extrañas pero que presentadas de una forma llamativa y bajo el título de “palabra de Dios” parecían ser ciertas.


Luego del bautismo y la subsecuente práctica por parte de mi familia de las enseñanzas de la secta, comenzamos, los que no éramos mormones aún, a notar una serie de cambios en el comportamiento, vestimenta, dieta y muchas otras cosas importantes en la vida de una persona, en aquellos miembros de mi familia que ya habían abrazado el mormonismo, pues de la noche a la mañana dejamos de tomar café, una bebida que además de deliciosa es también uno de los productos insignes y representativos de nuestro país, además, casi era prohibido ver televisión o escuchar música en domingo, pero no solo esto, pues mi madre y hermanos empezaron a cambiar su forma de vestir, mi hermano empezó a vestir los domingos igual que los misioneros que habían estado viniendo a nuestra casa y mi madre y hermana ahora solo vestían faldas largas y ropa muy cubierta al igual que las evangélicas y T jotas que siempre veíamos por ahí, así fue como desde el principio se comenzó a programar el comportamiento de mi familia para ajustarlo al “molde” mormón.

Con el transcurso del tiempo, mi hermano se fue desencantando de las apariencias de la secta y comenzó a hacerse a un lado, pues empezó a notar que tanta prohibición no lo estaban haciendo feliz como habían dicho aquellos muchachos, y por el contrario ahora tenía más responsabilidades a sus escasos 12 años, algo con lo cual no estaba acostumbrado, pues empezó a ser acosado para que cumpliera con sus “responsabilidades” en el sacerdocio mormón, el cual le era conferido a todos los varones de la secta una vez cumplieran dicha edad , lo que en realidad traía más cosas por hacer que “bendiciones” como ellos decían, pues éste debía estar más temprano que todos los miembros en la capilla para ayudar al obispo con el orden de la capilla y acondicionar el salón “sacramental”, que era donde se reunía el grupo total de asistentes el domingo, además, debía repartir la “santa cena” en la misma reunión y luego participar de las clases para el sacerdocio y la escuela dominical, en total tres horas de una larga repetición de normas y doctrinas un tanto pesadas para muchachos de su edad, y por si fuera poco, luego de dichas reuniones, debía estar disponible para cualquier requerimiento del obispo, pues estos muchachitos de tan corta edad, son los "ayudantes" de dicho personaje; no obstante todas éstas nuevas responsabilidades, también debía sobrellevar a un par de hermanos por demás burlones de su nueva forma de vestir y hablar, pues al verlo vestido con su camisa blanca y corbata en el clima caliente de mi ciudad y al escucharlo expresar términos como “expiación” y “mundanos”, lo hacían blanco de nuestras burlas y bromas. Todo esto llevó a que mi hermano luego de pocos meses de su bautismo decidiera no ir más a la capilla mormona, y retomo nuevamente el curso de vida de un niño normal de su edad, lástima no poder decir lo mismo de mi madre y hermana, quienes parecían estar absorbiendo, o mejor, siendo absorbidas por la nueva religión.

A medida que transcurría el tiempo, y ellas afianzaban sus convicciones en cuanto a su creciente fe, fue sumándose a los problemas de nuestro hogar el hecho de los muchos cambios que hacían en sus vidas, y como es normal, empezaron las fricciones entre mis padres, quienes ya tenían un cúmulo de dificultades pero que ahora, mi padre tenía la excusa perfecta para achacar sus inconvenientes al mormonismo. Luego de unos años de ser miembro de la iglesia mormona, mi madre y hermana fueron, por fin al tan anhelado templo mormón, dicho viaje acarreo un sinnúmero de sacrificios, que vistos dentro del contexto mormón, serían dignos de elogios, pero una vez sales del control mental, te das cuenta que tales sacrificios son solamente causa de tristeza y desconsuelo por haber hecho tanto por una causa ilusoria. El templo que más cerca estaba de nuestra ciudad era el de Lima, Perú, el que por estar en un país diferente exigía costos aún mayores, por lo que era necesario alistar viaje de 4 días en bus de ida, pues en avión era más costoso, además, el costo del pasaporte, los gastos del día de permanencia para hacer las “ordenanzas” y los 4 días de regreso, lo que sumado hacía una cifra muy difícil de conseguir para una familia promedio colombiana, esto sin contar con el hecho de que mi padre no apoyaría dicho viaje, lo que obligó a mi madre y hermana a realizar gran cantidades de actividades para recolectar fondos, desde vender pasteles y hayacas, hasta organizar pulgueros de ropa usada, todo con la esperanza de llegar a “la casa del señor” a realizar los sagrados convenios con dios para poder ser merecedoras de la exaltación, claro, ante tales promesas cualquiera sacrificaría cualquier cosa, pero cuando nos damos cuenta que en realidad solo se trata de unos rituales copiados de la masonería, y que los tales convenios son solamente para mantener a los miembros conectados a la secta y asegurarse de esa forma su completa fidelidad y los donativos que los acompañan, no podemos más que sentir una tristeza terrible, un dolor inmenso por el tiempo, esfuerzo y dinero invertidos y una desilusión enorme hacia la religión.


Templo de lima, Perú
Luego de todos los sacrificios de mi madre y hermana, lograron, contra viento y marea, y la fuerte oposición de mi padre, entrar al templo de Lima, donde realizaron los rituales copiados de la masonería tan anhelados, y a su regreso, su compromiso con la secta se notaba más acérrimo, por lo que ahora eran parte del selecto grupo de los “investidos”, quienes debido a la distancia del templo y la escasez de dinero de la gran mayoría de los miembros de la rama, era un grupo reducido.

Transcurrieron varios años, y mi madre y hermana cada día eran más fieles a la secta y hacían más y más por demostrar dicha fidelidad, ya había sido construido el templo de Bogotá, Colombia, por lo que las visitas al templo eran mucho más seguidas pues el viaje de 4 días de camino, se habían reducido a 18 horas, por lo que el grupo de “investidos y sellados” ahora era mucho mayor y ya no tan selecto, pero si lo suficiente para continuar manteniendo la mística y la exclusividad en torno a los que habían tenido el “privilegio” de hacer convenios. Durante el transcurso de esos años, y debido a mi amor a la lectura y el conocimiento, y también a la cantidad de literatura mormona a la que estaba expuesto, inicie mi investigación y búsqueda de dios a una edad temprana, siendo completamente influido por el dios mormón y su sistema doctrinal.

Inicie mi investigación con la Biblia, y dicha lectura me asombraba, pues con tan solo 12 años, tanta historia extraña contenida en dicho libro, tal como la creación del hombre desde el barro en seis días, las 10 plagas de Egipto, abrir un camino en medio del mar, un asno que habla, etcétera, impactaban mi mente infantil, por lo que en pocos meses culminé la lectura de éste, pero, y como era de esperarse, fue más la confusión en la que me dejó, que lo que me aclaró, por lo que decidí leer el Libro de Mormón, ¿no era “otro testamento de Jesucristo” acaso?, ¿no me había enseñado mi hermana que éste era el más perfecto que cualquier otro libro?, entonces, si era así, quizá era en sus páginas donde yo podría encontrar el conocimiento y la certeza tan anhelada por mi, pero lastimosamente lo que añadí fue más confusión al encontrarme ante una historia muy similar en cuanto a narración y en cuanto a situaciones súper naturales. Luego de éstos dos fracasos, decidí preguntarle a mi mamá, quien me dijo que las dudas que tenía podían ser aclaradas a través de los “manuales inspirados” de estudio, por lo que me vi envuelto en una lectura más extensa, pero, con beneplácito para mi, más aclaradora. Fue así, que descubrí que el mormonismo tiene una literatura muy extensa, e inicie mi carrera por el conocimiento doctrinal. 

Reinicié la lectura de la Biblia acompañada alternadamente con los manuales de instituto (manuales de enseñanza sud) y de libros escritos por autoridades mormonas, sin darme cuenta que estaba predisponiendo mi mente a interpretar las escrituras bíblicas según la visión mormona, ya que la lectura de la “palabra de dios”, era acompañada con centenares de libros que le daban una interpretación parcializada hacia el mormonismo, lo que hacía mi estudio muy poco, o nada, objetivo. De esta forma, al llegar a la edad de 16 años, ya había leído una gran cantidad de manuales y libros de doctrina mormona, sin contar con las “escrituras”, esto es, La Biblia, El Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y La Perla del Gran Precio, los cuales habían sido desmenuzados en mi mente en infinidad de ocasiones de las cuales no llevé cuenta, por lo que a dicha edad, y por ser muy influido por mi madre, hermana y amigos mormones, decidí dar el “gran paso”, mi bautismo.

Antes de tomar la decisión de unirme a los mormones, recibí una serie de seis lecciones sobre los principios y ordenanzas de la secta, además de un brevísimo recuento de sus doctrinas más comunes y que son semejantes a las iglesias conocidas, por lo que cualquier atisbo de duda en cuanto al cristianismo de la secta mormona quedó completamente desechado. Mi proceso en dichas charlas fue en realidad muy corto, en aproximadamente de una o dos semanas, ya había completado las lecciones, pues en realidad conocía muy bien de que se me “enseñaba”, ya que había tenido largos años de preparación previa como autodidacta, así que los misioneros en muchas ocasiones simplemente llenaban sus agendas y nos poníamos a conversar de cualquier otra cosa. Además de esto, me relacioné muy bien con los jóvenes del barrio al que pertenecía, con quienes establecí amistades muy fuertes y casi únicas, pues eran bastante escasos los amigos “gentiles” (de esa forma en la iglesia se les llama a los no mormones), lo que de alguna formo empujó mi decisión de entrar en el “redil”.

A partir de mi bautismo se me inicio en mi vida un cambio substancial de comportamiento, ahora era un miembro de la iglesia de dios, la única iglesia verdadera y viviente sobre la faz de la tierra, y no solo eso, a la semana siguiente fui confirmado y ordenado presbítero en el sacerdocio aarónico mormón, por lo que en mi mente juvenil, llegó a significar algo así como un embrión de profeta, pues dicho “sacerdocio”, tenia, como dice en Doctrina y Convenios (una de las escrituras sagradas mormonas), las llaves del ministerio de ángeles, y por ser yo el mayor en edad dentro de los jóvenes del barrio, sumado al hecho de que en cuanto a conocimiento era superior inclusive a los maestros de escuela dominical, inmediatamente pasé de ser un simple investigador, al mayor en autoridad dentro del sacerdocio aarónico de mi barrio, claro está, esto solo sucedía en la mente de un muchacho de 16 años, quien había sido adiestrado para creer estas cosas.

A medida que pasaban los años, crecía mi conocimiento doctrinal de la secta, pero no crecía con la misma velocidad mi convicción en cuanto a la veracidad de la iglesia, y a pesar de tener fe en lo que practicaba, no era una fe ciega, pues notaba que había cosas que no encajaban muy bien y que dado mi gusto por el estudio, encontraba la doctrina que iba aprendiendo un poco distorsionada a pesar del esfuerzo que se notaba que habían hecho por hacerla ver armoniosa. Fueron éstas ideas mías, además de incontables problemas en mi hogar, las que me llevaron a tomar la decisión de no ir a la misión, a pesar de la presión sistemática e inmisericorde a la que sabía que iba a ser sometido, pues para los mormones, el que un muchacho en edad misional no cumpla con su “deber”, es una muestra de su falta de fe, se podrán imaginar la carga psicológica a la que se ve sometido un joven en una situación de ésta naturaleza.


A pesar de que fui blanco de muchas críticas y acciones mal intencionadas por parte de mis “hermanos en Cristo”, debo decir que estoy agradecido por haber sido valiente y enfrentarme a tal situación, pues por causa de mi negativa a ir a regalar dos años de mi vida para engrosar las filas de adeptos de la secta, quienes llenan las arcas de las mismas y a su vez las chequeras de sus “profetas, videntes y reveladores”, pude conocer a la que hoy es mi esposa y madre de mis hijos, y además, fue en el tiempo en el que debía estar caminando las calles de quien sabe qué lugar del mundo al que la computadora del comité misional me hubiese enviado, que inicié mi búsqueda de la verdad, y que aunque fue por casualidad que me topé con las inconsistencias mormonas, fue el detonante para que las dudas de mi mente me llevaran a descubrir la cantidad abismal de falsedades que la secta ha fraguado a lo largo de su existencia para aparentar ser diáfana e infalible.


Un día, mientras buscaba en Internet algo sobre la iglesia, pero no algo en contra de la iglesia, sino algún libro de doctrina que quizá hubiese escapado de mi estudio, al colocar en el motor de búsqueda de mi computadora la palabra mormones, se desplegó ante mi vista un sinnúmero de sitios que hablaban cosas muy extrañas sobre la iglesia, desde que José Smith, el profeta, había usado una piedra dentro de un sombrero para “traducir” el Libro de Mormón, hasta la conexión irrefutable de las "sagradas" ceremonias del templo con la masonería, fue ahí, en ese pequeño escritorio de mi oficina, en frente de mi computadora, a las 4:30 a.m. que se inició en mi mente el deseo de buscar la verdad de las cosas, aunque dicha verdad fuese dolorosa, por lo que decidí adentrarme en la investigación de éstos temas, tomando especial interés por los relacionados con el templo, pues la sombra de misterio en la que crecí hacia ese lugar, y la forma en que mi madre había cambiado su vida y soportado incontables maltratos de todo tipo, tan solo por mantenerse firme y fiel a sus “convenios” del templo, me llenaban la cabeza de interés, entonces, descubrí que los rituales mormones del templo, no eran más que un vil plagio de Smith a una logia masona a la que perteneció, y que luego de dos o tres meses de haberse iniciado dentro de ésta logia, empezó a realizar las ceremonias de investiduras mormonas en su congregación, alegando que eran necesarias para ser aceptado por Elohim, el dios mormón.

Toda esta información causo tal asombro en mí, que la imprimí y la enseñé primeramente a mi madre, quien por haber tenido tantos años dentro de la secta, al principio se impresionó pero luego simplemente bloqueó su pensamiento y le dio una explicación en su mente a la abrumadora evidencia de la falsedad mormona. Luego cometí el error de enseñarla a algunas otras personas de la iglesia, quienes contrario a ejercer hacia mí esa influencia amorosa que tanto profesaban, iniciaron una carrera de desprestigio, difamación y satanización de mi persona, con el propósito de hacer de mi una mala influencia para los demás, situación que hacía que los otros miembros no confiarían en mis palabras por haber sido salpicado por la apostasía, a partir de ahí, me empecé a desencantar del mormonismo y sus líderes.

Con el pasar del tiempo, fui perdiendo interés en hacer parte de la iglesia, así que poco a poco empecé a dejar de asistir, primero con la excusa de tener que trabajar y luego de forma más abierta, pues, como dicen en mi país, simplemente no me daba la gana de madrugar en domingo para ir a coger rabia con la hipocresía de los “hermanos”, así que de alguna forma u otra, junto a la que ahora era mi esposa empezamos a hacer de los domingos unos reales días de reposo, y nos quedábamos en casita para dedicarnos al descanso, que placentero era pasar los domingos dedicados a mi familia.

A medida que pasaban los años, y desmotivado en mi deseo de desenmascarar la realidad de la secta por la mala experiencia anterior, simplemente dejé de investigar lo que al principio me parecía interesante, y junto con mi esposa, nos olvidamos por completo de la iglesia y su montón de irrealidades. Un día cualquiera, mientras me dirigía hacia mi casa, me encontré con un par de muchachos mormones, quienes me hablaron de la iglesia y me invitaron a asistir, al comentarle a mi esposa sobre la situación, la noté bastante emocionada ante la idea de volver, a lo que no me opuse, pues hacia poco había tenido una experiencia “sobrenatural”, que me condicionó a creer que era algo así como una señal divina, perdiendo por completo la perspectiva y dejando de ver que anteriormente había necesitado una de esas experiencias sobrenaturales para salir de un problema y la misma nunca había ocurrido, por lo que mi esposa y nuestros hijos iniciaron la actividad en la iglesia, yo lo haría poco tiempo después.


Una vez llegamos a la rama, tuvimos un recibimiento al estilo de los reyes, pues se nos trató como a tales, ahora sé que a los miembros se les condiciona para recibir de ésta forma a las personas para enganchárlas a la secta, pero los miembros ni siquiera se percatan de que están contribuyendo con ello. A este método se le conoce como “bombardeo de amor”, y no es exclusivo del mormonismo, sino que es muy utilizado por la mayoría de las sectas para ensombrecer sus intenciones reales y hacer para los incautos recién llegados una muy buena trampa al estilo de las ninfas. 

Dicho recibimiento nos hizo adaptarnos rápidamente al estilo de vida mormón y en cuestión de pocos meses yo hacia parte de la presidencia de la rama (obispado, para congregaciones más grandes), y en muy poco tiempo ya gozaba del respeto y admiración de muchos de los miembros. En esas condiciones de membrecía, tomamos la decisión de ir hasta el templo para “sellarnos” como esposos y como familia. Dicho rito mormón asegura que las familias pueden permanecer unidas por las eternidades si un mormón con la “autoridad” necesaria, dentro de un templo, dice unas palabras y toca las manos de la pareja, así de simple es el procedimiento para ser electos como matrimonios eternos. No es raro que ante tales promesas, cualquier persona abra su corazón de par en par y deje volar su imaginación hacia una vida eterna al lado de su amada familia, hacer creer a sus adeptos que si hacen todo lo que los líderes les manden, llegaran a un mundo sin enfermedades, sin muertes, sin dolores, y con tu familia por siempre, simplemente los predispone a creer y aceptar sin rechistar cualquier otra cosa que se les imponga desde el púlpito. 


Templo de Bogotá, Colombia
Luego de gastar una buena cantidad de dinero en el viaje, ingresamos al sacro santo lugar del mormonismo, el templo, donde como primera impresión, y cada miembro que haya asistido a dicho lugar sabe que es así aunque se lo niegue a sí mismo, nos encontramos con el hecho de que tal como se describe en los evangelios, hay una tienda dentro del mismísimo templo donde te venden o alquilan los vestidos ceremoniales con los que participarás de las ordenanzas, y sin éstos no puedes hacer parte del ritual, por lo que el negocio es redondo. Una vez ingresamos a realizar las ordenanzas, debimos cambiarnos la ropa de calle y vestirnos completamente de blanco, para pasar a una especie de cuarto dividido por cortinas donde se te hacen los “lavamientos y unciones” y además, se te asigna un nuevo nombre, con el cual serás “resucitado”, claro que ahora sabemos que los tales “nombres celestiales” son asignados de acuerdo a una tabla diaria, o sea, que todas las personas que asisten al templo por primera vez, reciben el mismo nombre de manera colectiva, así que si el día 12 del mes llegan 20 hombres y 15 mujeres a realizar “investiduras” por primera vez, todos saldrán con el mismo nombre correspondiente a ese día, por lo que saldrán 20 “Elías” y 15 “Noemis” por decirlo así, y por ser secreto el dichoso nombre celestial, ni se imaginan que son “tocayos celestiales”. 

Luego de los citados lavamientos, pasamos al salón de investiduras donde se realiza la ceremonia más extraña y aburridora de todas, la cual está acompañada de una representación audiovisual en la que se interactúa con los oficiantes en la ejecución del ritual copiado de la iniciación masónica, para finalizar atravesando a través de un velo hacia el salón celestial, donde no se hace absolutamente nada. 

Luego, por tener el privilegio de ir acompañado de mi esposa, ingresamos al “salón de sellamientos”, donde un oficiante nos “prometió” que seriamos esposos por toda la eternidad si éramos fieles a los líderes mormones (aunque te lo dicen en otra forma, con palabras más adornadas), y más adelante, al traer a nuestros hijos al mismo salón, pues no pueden hacer ninguna de las ceremonias descritas anteriormente, nos son igualmente sellados por las eternidades bajo las mismas promesas ficticias, y digo ficticias porque el promesero no tiene ningún poder para hacerlas cumplir.


Señas (remiendos) Escuadra, Compás y Linea Recta
Al salir del templo, hacia el mundo real, la vida continuó su marcha de la misma forma en que lo venía haciendo antes de haber sido “sellados”, pero con la diferencia que ahora debíamos usar día y noche una ropa interior “mágica”, y digo mágica no porque en la iglesia se le llame así de forma directa, sino porque si se enseña que mientras las lleves puesta serás protegido de cualquier daño, ya sea físico o espiritual. Recuerdo bien que cuando me estaba colocando por primera vez el garment (nombre con el que se conoce en el mormonismo la ropa interior “sagrada”), un obrero del templo que estaba cerca de mí, me dijo, “hermano, a partir de hoy usted no será el mismo, y cada vez que se esté colocando estas prendas, sentirá una influencia en su vida que lo impulsará a hacer el bien y a expandir el conocimiento de este santo evangelio, y se lo aseguro en el nombre de Jesucristo”, lo que él no sabía, era que lo que más empujó mi viaje al templo fue una profunda curiosidad por descubrir si mis investigaciones anteriores tenían fundamento real, o si eran simples especulaciones, así que la “profecía” de éste obrero obviamente no había sido inspirada y sus palabras simplemente eran dichas para impresionar las mentes de los asistentes, y añadir un cierto aire de misticismo a una serie de rituales completamente aburridísimos hasta el dolor practicados en “la casa del Señor”, y además de esto, la influencia que sentía al colocarme los “garments”, no me impulsaba al bien, en cambio, me causaba un tremendo fastidio el tener que usarlos en un clima tan caluroso como el de mi ciudad, que en ocasiones llega hasta los 40ºC, por lo que era normal que dentro de la membrecía “investida” de mi ciudad, cuando les visitaba en sus casas, me encontraba a los hermanos usar el Garment superior (o sea, la camisilla), como ropa para estar en casa sin algo que lo cubriera, dejando ver los símbolos masónicos que éstos tienen bordados, la escuadra y el compás. Sobre dichos símbolos, en mi ciudad hay una anécdota muy graciosa, que como muchas otras, solo son expresadas dentro de contextos de confianza entre miembros muy allegados, pues dicha anécdota, tiene como protagonista a una hermana que por simple ignorancia, cometió un muy gracioso “pecadillo” de ira. Paso a relatarte el suceso:
La primera vez que unos miembros del distrito de mi madre iban a un templo, o sea, la excursión a Lima, Perú, una hermana, quien estaba muy entusiasmada por ser investida, sacrificó muchas cosas al igual que los demás para poder asistir, y poder llevar dinero para comprar sus garments, una vez en el templo, al sacarlos de sus empaques, notó que los suyos estaban remendados, por lo cual la hermana estalló en ira,

- ¿Cómo es posible que después de tanto sacrificio me vendan una cosa remendada? , ¿Acaso mi plata vale menos que la de los demás? Reclamaba la hermana,

- Exijo que me los cambien, y voy a revisar cada uno de los que me vendan, decía ella, - no es posible que le vendan a uno cosas remendadas.
Entonces se le acerca una obrera, y amablemente le susurra: hermana, esos “remiendos” son los símbolos de los que usted va a aprender cuando entre a realizar sus investiduras, y sin los “remiendos” los garments son simplemente “trapos”. Y la hermana que se pone roja de la vergüenza, y por supuesto, los demás miembros que ahí estaban y que habían sido testigos de su explosión iracunda, dejaron salir las sonrisas burlescas ante tan gigantesco espectáculo dentro de la casa del Señor, pero inmediatamente, recordando donde estaban, se tragaron sus carcajadas, como si fuese mayor "pecado" reírse dentro del templo que vender ropa interior remendada.
Andando el tiempo, y ahora siendo parte del grupo de “sellados”, aunque dicho grupo ya no era tan selecto como antes, continué prestando servicio gratuito a la secta como miembro de la presidencia de rama, un trabajo de tipo administrativo, disfrazado de espiritualidad, que demandaba casi todo el tiempo libre del que disponía, tanto era la absorción y presión laboral (digo laboral por que los “llamamientos”, son simples trabajos con otros nombres) en la que me encontraba que desarrolle un "tic" nervioso en mi párpado derecho, el cual me causaba bastante incomodidad. Agobiado de ésta forma por la carga administrativa y por la cantidad de dificultades propias y de los miembros a los que dirigía, me adentré nuevamente en la investigación de la historia mormona y las aristas doctrinales y de proceder que cada día se hacen más evidentes. Inmerso en dicho estudio, descubrí que desde mi primer asomo investigativo, hacía ya alrededor de 12 años, hasta esta ocasión en que decidí retomarlo, había un creciente impulso por descubrir y a la vez dar a conocer las inconsistencias históricas del mormonismo, por lo que aquello que yo había descubierto, quedaba en pañales ante tal explosión de conocimiento.

Realmente cualquier miembro de la secta mormona queda anonadado al descubrir la forma en que la misma ha disfrazado su historia y doctrina para hacerlas ver armoniosas y atrayentes para los incautos posibles adeptos, casos como las múltiples “primeras visiones”, la “traducción de las planchas” a través de una piedra mágica dentro de un sombrero y con las planchas escondidas, las inconsistencias de los testigos y sus “testimonios”, la poligamia/poliandria de los primeros líderes, el fiasco del libro de Abraham, las planchas Kinderhook, las profecías que no se cumplieron de Smith, Young y otros, el caso Hofman, la masonería y el templo, y un largo etcétera, retumban en las mentes de cada miembro que haya aceptado como verídicas las historias blanqueadas que se le enseñan a través de la escuela dominical, el sacerdocio, seminario e instituto, por lo que el peso de tan abrumadora carga emocional lesionan, de manera intangible pero real, las mentes y esperanzas de éstos, trayendo a sus mentes sentimientos de dolor, rabia, culpa, amargura, desconsuelo y una profunda decepción al haber caído ante tal engaño. Pero por suerte, dichos sentimientos van cambiando con los años que todo lo curan, y son reemplazados, en algunos casos, por el deseo de enseñar a otros lo aprendido.

Continuando con mi relato, luego de varios años de trabajo sin paga, y de varios miles de pesos de donaciones y gastos de viajes, además de todos los casos de malos manejos administrativos que observé, tomamos la decisión como familia de separarnos de la secta y solicitar ser retirados de sus registros, que hasta la fecha, solamente nos han dado decenas de excusas para no hacerlo, que se envió la información a la oficina del área, que debes hacer una carta por cada miembro de la familia, que la firma no es clara, etc, etc, aunque en realidad, la verdadera razón de nuestro inconformismo por estar en dichos registros, es que seguimos siendo contados como miembros, engrosando así el número de éstos a los actuales 15 millones con la que pretenden engañar a la opinión pública, haciéndole creer que los tales 15 millones, son activos y mormones de corazón, cuando realmente, hasta yo, que he sido tildado de anti-mormón por mis antiguos amigos, sigo siendo contado entre los miembros por la secta, abultando así el número, ¡que farsa!



Un caso particular en cuanto al trabajo gratuito al que debe someterse el adepto lo sufrimos cuando mi esposa fue "llamada" como maestra de seminario de la rama. Dicho trabajo que, aunque fue un instrumento para acercarse y aconsejar a muchos muchachos de la organización y que le ha dejado grata recordación, tenía momentos en los que el abuso de autoridad de los líderes y/o empleados del sistema educativo era evidente. En varias ocasiones, cuando convocaban a las maestras de la ciudad para "capacitarlas", debían éstas trasladarse hasta la "Casa de Sei", lugar que quedaba a una distancia considerable del municipio en el que vivíamos, y como las dichosas reuniones se extendían hasta pasadas las 10:00 pm, mi esposa y otras hermanas llegaban a media noche a sus casas, habiendo dejado algunas a sus niños solos en casa. Cuando vi la situación, pues la vivía en carne propia, le comenté a mi esposa que el tal vez el llamamiento no era una buena idea, por lo que fui llamado a entrevista con el obispo, pero habiendo tenido tanta "cancha" como la que obtuve al lado de muchos líderes mormones (aunque conocí a varios que son excelentes personas que se preocupan realmente por sus dirigidos, y a ellos aplaudo y respeto) y caracterizandome por no tener "pelos en la lengua", le hice ver que:
a - eran por lo menos seis hermanas que vivían extremadamente lejos del la casa Sei.
b - las hermanas dejaban a sus hijos solos en casa hasta altas horas de la noche por estar en la "capacitación".
c - que el director del Sei tenía un carro que la iglesia le dio como "dotación" al darle dicho trabajo.
d - que el señor director podía desplazarse en el carro de la iglesia, pues ese era su trabajo, para "capacitar" a las seis hermanas en la capilla de la rama, así éstas no tendrían que dejar a sus hijos solos, exponerse a los peligros de la noche en una ciudad con un alto índice de inseguridad y, de paso, el director se ganaba el jugoso sueldo que le pagábamos con nuestros diezmos.
El Obispo no tuvo más remedio que relevar a mi esposa, pues era mejor cambiar la ficha más débil (por no decir rebelde, pues pensar, en las sectas es sinónimo de rebeldía) que hacer que un empleado de la iglesia trabajara.



Actualmente gozamos de mucho tiempo libre por ya no tener que regalar dicho tiempo a la secta, por lo que nos hemos unido como familia y disfrutamos al máximo de nuestros momentos, mi “tic” desapareció y mis perspectivas en la vida han cambiado al punto de querer continuar en la marcha del conocimiento, llegando así a descubrir un mundo de enseñanzas de las que carecía por estar inmerso en la burbuja mormona, donde solamente puedes darle crédito a los “buenos libros”, o sea, aquellos que tienen el visto bueno de los líderes por no contradecirlos a ellos ni a la secta, aunque dichos libros enseñen verdades demostradas a través de evidencia científica.

Hoy soy ateo, no por mi mala experiencia en el mormonismo, aunque sin duda ésta me empujó en parte, lo soy, además de la falta de evidencia que sustente el teísmo, gracias al estudio personal que he desarrollado de las religiones y sus inconsistencias históricas, doctrinales, científicas, de proceder, etc, de las cuales éste blog es un humilde bosquejo.

49 comentarios:

  1. que real mente te paso por dejar la iglesia o me perdido de algo ,,

    a y sabia que la iglesia siempre hay revelaciones , siempre abra cambios , de seguro unos de los nuevos cambio no te gusto .
    mi experiensa no fue a si

    ResponderEliminar
  2. Michael, a ver si tu iglesia recibe revelaciones de como sus miembros pueden mejorar la ortografía.

    ResponderEliminar
  3. Clásico no puedes pensar, ni opinar ni investigar ni cambiar de opinión. Ya cuando estás dentro o te fletas o te aflojas, o eres un buen borrego o eres apóstata.

    ResponderEliminar
  4. Clásico no puedes pensar, ni opinar ni investigar ni cambiar de opinión. Ya cuando estás dentro o te fletas o te aflojas, o eres un buen borrego o eres apóstata.

    ResponderEliminar
  5. lo que le dijo el obrero del templo es verdad, mediante era usted fiel, pero comenzando que lo hizo por curiosidad, no pasa nada, el mundo sigue y seguira igual, sin FE Dios no puede hacer nada por usted ni por nadie, aparte que de entrada usted es un mentiroso, le preguntaron si tenia un testimonio de Jesucristo, usted dijo SI, si tenia un testimonio de la restuaracion del evangelio en estos, los ultimos dias, dijo: SI, etc. etc. etc., ha usado los recursos que Dios ha dado al hombre para su salvacion y poder retornar a su presencia, y los ha tirado, pisoteado, aparte tambien ha dado falso testimino, etc. etc. etc., muy bien, ahora usted es piedra de tropiezo, y muchos le seguiran, ha logro su objetivo en la vida, espero pueda abrazar con mucho amor a su esposa, sus hijos, bien por usted, lo felicito, espero que sea muy feliz, y muy abominable pagina, siga adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues más mentirosos los pseudo profetas y pastores que dicen tener el "don de discernimiento" y no tienen nada, son solo paredes blanqueadas. ¿Y con eso de "los recursos que Dios ha dado al hombre para su salvación" se refiere a los rituales copiados de la masoneria que se practican en los templos? si es así, pues dudo que eso sean ese tipo de recursos.

      Eliminar
    2. En todo caso, gracias por comentar

      Eliminar
    3. camino correcto? Veamos esto que pasó en la Escritura:

      1 Corintios 1:10-13 “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer. 11 Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. 12 Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo. 13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? ”

      Algunos decían que seguían a Pablo, otros a Apolos, otros a Cefas y otros a Cristo, cambiemos los nombres: “yo sigo a Lutero”, “yo sigo al Papa” “yo sigo a Calvino”, pero Pablo preguntó si acaso él había sido crucificado por ellos y la respuesta obvia es NO, el que murió fue CRISTO. Ningún hombre pagó por tus pecados, si no que fue Cristo, a él es el que debemos seguir.

      Hebreos 12:2 “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.”

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Es evidente, que no debemos seguir a hombres, Cristo no vino a establecer una religión, el problema de decir que usted pertenece a una denominación o a una religión en particular es que usted para pertenecer a esa religión o denominación debe aceptar toda la doctrina de esa denominación o religión, por ejemplo debe estar de acuerdo con la postura sobre la salvación, sobre el bautizo, sobre si existen o no milagros en la actualidad, si hay que nacer de nuevo o no, etc. Etc.



      Romanos 16:17 “Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.”

      2 Corintios 12:20 “Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero, y yo sea hallado de vosotros cual no queréis; que haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes;”
      http://miespadaeslabiblia.com/

      Eliminar
  6. A pesar de todo lo que digan y la imperfecciones de sus fieles y de sus lideres, la iglesia católica es la que te da mas libertad, no te exige nada, no intenta manipularte ni te discrimina, y si necesitas alguna ayuda espiritual o alguna carencia material, te la brindan y no te preguntan si estas bautizado o si leíste la biblia ni siquiera si eres ateo, solo te reciben. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te hace feliz, adelante jajajajaja hay veces es mejor una mentira que la verdad... XD

      Eliminar
  7. soy miembro de la Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días desde niño y tengo un testimonio de la veracidad de Cristo, de su iglesia, y de su doctrina inspirada. siento mucha pena por usted y su familia. nadie me prohíbe cosas, el evangelio me hace libre y feliz a pesar de los problemas que la vida pueda presentarme. lamento que su actitud de "querer saber la verdad" lo haya alejado de la misma, pero quiero que sepa, y en el fondo usted lo sabe, que el Señor esta dispuesto a recibirlo si se arrepiente y se deja influenciar por el Espíritu Santo. su histora es muy dolorosa. mi nombre e Jorge Miguel Lopez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo fui desde niño, pero eso no hace a la iglesia mormona la "única y verdadera iglesia de Dios", eso solo es algo que nos repetimos, y nos enseñan a repetir, para alimentar nuestro ego y sentimiento de superioridad. No sientas pena por mi, yo ahora si soy libre, siente pena por ti y los tuyos a quienes mantienes atados a una secta que solo quiere tu dinero. Y eso de que "el Señor está dispuesto a recibirme", creo que no leíste donde dije que "soy ateo", tu señor no significa nada para mi, es más, tu señoñr es tan distinto al de los cristianos evangélicos, testigos de Jehova, católicos, etc, que en realidad no sé a que te refieres.

      Eliminar
    2. HASHEM te ayude amigo... en verdad que requieres un poquito de humildad y reconocer que existe un D.os que es siempre bueno con sus creaciones, el jamas te va a fallar ni te va a condicionar a obedecerle ciegamente sin un proposito claro y natural acorde a una creacion suya, semejante a el en libertad y decision e imagen de su propia hermosura y capacidad... es ovbio que en cuanto a la "iglesia" de los mormones algo no encuadra bien, no han sido solo una ni dos, son muchas sus inconsistencias... ¿que necesidad habria un D.os bueno y todopoderoso de soportar conductas escandalosas de sus profetas? ¿no le advirtio a kimball y al resto del quorum de los doce que tipo de joyita era hoffman? al parecer, no lo hixo y la iglesia quedo en el descredito... la iglesia no habla de esos temas pues aunque son publicos y conocidos por sus criticos, a sus adeptos les han cerrado toda opcion de abrir sus mentes y comprender que un D.os bueno no va a coaccionarte o castigarte por no hacer determinadad religiosidad. Yo tambien soy mienbro de la iglesia y he dejado de asistir por que vi mucha hipocresia entre sus filas y luego con los años ya uno se va enterando de todo.. al principio para mi fue muy doloroso, no por el orgullo herido, sino haberme dado cuenta que D.os que es tan bueno no va a condicionarme a un castigo eterno por no hacer algo que en realidad yo no quiero hacer...

      desde mi alejamiento he vivido mas tranquilo y en verdad parece que el mormonismo no funciona para mi... eso no ha hecho que cada dia deje de hablar con nuestro verdadero Padre, y te doy mi testimonio personal que el nos escucha, el vive, y se que el no es un D.os de chantajes ni obra a escondidas o por medio de lo oculto... por el contrario, si la biblia es aceptada por mucha gente de ser palabra de D.os es por que los canales academicos han validado varias de sus posturas, el libro de mormon toma literalmente las profecias de isaias para demostrar que el mesias habria de venir y que el recogimiento de israel sucederia en breve tiempo eso ya lo habia dicho la biblia antes hasta el libro de mormon prueba que la biblia estuvo bien... pero, no te hagas lios con los mienbros... a mi tambien me dicen que debo de vivir en medio de dolor y sufrimiento (a veces la paso muchisimo bien mejor que ellos jijijiji) y la verdad es que D:os quita de uno los pensamientos tristes, la decepcion, y luego se abre la paz y ya el trato con el creador es directa y la revelacion personal te indica que decir y que guiarte en la vida.. saludos amigo cuidate...

      Eliminar
  8. y linda tu pagina... la felicidad que importa es la tuya... chau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, es cierto, solo debemos enfocarnos en ser felices nosotros y nuestros seres queridos, y en tratar de hacer feliz a cuantos podamos. En cuanto a que "requiero un poco de humildad y reconocer que Dios existe", tengo que decirte que no veo el ¿por qué?, primero mi blog no promueve el ateísmo, aunque yo sea ateo, y segundo, la libertad es un bien tan preciado que tan solo al insinuar que se debe "reconocer" algo o alguien que no puede ser demostrado, es en cierta medida sectario, y además obstruye el libre pensamiento. Saludos, y gracias por compartir.

      Eliminar
    2. Al leer tu historia nunca mencionaste si de todo lo que te enseñaron al principio o aprendiste despues le preguntaste a Dios mismo en una oracion si era verdad por ej lo que enseñaban los misioneros...tanto leer todo tipo de informacion no te lleva a tener un testimonio de la veracidad de algo, te sirve leer, aprender e informarte, sopesar cada doctrina y tratar de aclarar tus dudas antes por ej. de haberte bautizado, decir qye eras muy joven no es excusa porque despues mas adulto volviste por ti mismo, la iglesia no te obligo...dijiste que hubo una experiencia media mistica, que no explicaste y mas encima tu esposa tambien quiso por si misma volver,¿ella tampoco pregunto a Dios en algun momento si la iglesia y sus enseñanzas era verdadera?, sin embargo los dos volvieron solos a la iglesia despues sin que nadie los obligara..¿para que te bautizaste si no sabias realmente en tu interior que estabas haciendo lo correcto?...¿eras debil de mente y espiritu y te manipularon los demas incluida tu familia?...todo lo que cuentas ha habla mas mal de ti como persona inteligente y mal de tu esposa...despues "se dejaban abusar por la iglesia trabajando gratis y a disgusto por una causa en la que nunca creyeron cabalmente"...¿como hace uno eso sin ser manipulable? para que seguiste por años ahi?...y despues de tu experiencia media metafisica o media espiriritual, por la que volviste...ahora resulta que fue toda una mentira porque ahora tambien piensas que Dios no existe, ¿lo que viviste no fue real,fuiste manipulado de nuevo?¿eres acaso tan voluble impresionable e inflenciable?..¿crees en todo lo que lees, le haces caso a todo y despues no crees en nada?..¿quien te cree ahora tu postura de ateo?...¿lo aprendiste de internet y visitando blog como estos?...lo creiste todo una vez y ahora no crees en nada?...¿no le creiste a la iglesia e igual hiciste lo que te enseñaron fingidamente como los hipocritas?...y si lo creiste (el evangelio) y lo seguiste y ahora lo niegas...peor aun,menos se puede confiar en ti...¿traicionaste cosas sagradas e hiciste convenios y lo hiciste a sabiendas para despues hablar mal y desacreditarlos?...¿lo planeaste asi?...quien va a confiar ahora en lo que digas u hagas si eres traicionero?...todo puede ser falso...eres incongruente en tu vida religiosa e influensiable y ¿quieres ayudar a los demas a no ser engañados?..el analisis de lo que tu mismo contaste lo demuestra...y disfruta de tu matrimonio con la conciencia atea de que no existe Dios y que todo acaba al morir y por tanto de que no tendras a tu familia, ni veras mas a tus hijos, ni nada despues de esta vida, solo queda morir y ser comido por los gusanos...mejor te despides de ellos ahora que puedes porque a cualquiera le puede pasar, creyente o no, un dia los que amas estan contigo y al siguiente los atropeyo un camion, y se acabo tu familia y ya no los veras mas...asi con la filosofia atea la vida no tiene sentido...vivir por vivir sin pensar en la tracendencia espiritual de nada.
      ...yo si creo que las familias pueden ser eternas y eso me da la confianza y la fe para creer en Dios, seguir sus enseñanzas y esperar reencontrarme con mis seres queridos despues de esta vida...eso me da un proposito para vivir,saber que hay una meta superior en esta vida que es volver a vivir con Dios nuestro padre y nuestras familias que amamos si tenemos la fe y la valentia para seguir sus enseñanzas y convenios...se que es verdad porque yo sin fe manipulada por nadie, si supe por mi misma porque le pregunte a Dios si el existia primero, y si me amaba...y despues tambien le pregunte por el profeta Jose Smith y contesto mi oracion con una experiencia espiritual que no puedo negar y que fue personal e intima, de modo que nadie pudo haberla manipulado...y esa experiencia y otras me sostienen cuando paso por pruebas, cuando trabajo en la iglesia, y a traves de toda mi vida, mi testimonio no fue influenziado ni manipulado por nadie; me mantiene en la iglesia a pesar de todo y de todos porque lo tengo y soy consecuente con el.

      Eliminar
    3. Eso que indicas sobre ser manipulable es común y hasta natural en un niño de 10 años, y sobre orar para "preguntar" es algo que todos hacemos y todos terminamos siendo guiados por un par de misioneros que poco saben de su religión pero sí mucho de manipular (si fuiste misionera alguna vez sabrás de lo que hablo). Si eres mormona también trabajas gratis, o ¿te pagan por tus llamamientos?, en cuanto a la "filosofía Atea" que mencionas, solo la ignorancia puede referirse a la no creencia o al agnosticismo como filosofía, simplemente NO CREO por que no hay algo que me pruebe que existe eso en lo que tu si puedes creer a pesar de la falta de pruebas, así de simple, ¿entiendes? el asegurar que solo se puede dar sentido a la vida a través de promesas infundadas de una vida mejor en un mundo espiritual imaginario es problema de mentes "manipulables e influenciables" como la tuya, yo prefiero darle vida a ÉSTA vida al disfrutarla al máximo al lado de los seres que amo, y dicho sentido lo dicto YO y lo dirijo YO, no un "profeta" charlatán del siglo XIX que quien sabe que clase de personaje siniestro fue, ni un montón de ancianos, que viven en un país y una cultura distinta a la mía, que se las dan de portavoces de un dios en el que solo ellos creen. Si tu quieres creer que puedes ser eterno, allá tu; si crees que tu amigo imaginario te "contestó", allá tu; si crees que no trabajas gratis por que te espera una recompensa eterna, allá tu, si crees que no eres manipulable por que "recibiste" una "respuesta", allá tu; pero YO NO y lo que tu crees pe importa un carajo. y lo que pienses de mi o de mi esposa me importa tanto como me importan tus creencias. ¿ASÍ O MÁS CLARO?

      Eliminar
  9. soy nuevamente yo, el anónimo que te dice que tu pagina esta linda y te desea felicidad (creo que un verdadero ser humano siente empatía aun por aquellos que discrepan con el) mire tu pagina y vi que haz puesto la autógrafa de Oliver cowdery donde firma el por los ocho testigos, es decir, tienes allí un buen punto de análisis,,, ¿Por qué no estudias el tema y publicas algo al respecto? el testimonio de ocho firmado y escrito por uno legalmente no es valido y aunque no se sustente en un asunto plenamente legal manifiesta una rotunda falsedad mas que veracidad del lM

    me gustaría que le hagas un análisis de un perito grafotecnico y lo eleves públicamente, es un documento que de ser verdadero como tal probaría que el autor del libro de mormon es Oliver cowdery pues el único que escribe y firma, claro esto ultimo debes de también probarlo grafotecnicamente,,, vamos animo,,, hazlo, y se que habras dado una prueba definitiva de la falsedad que estas tratando de demostrar, pero hazlo bien., no solo como chismografía, sino con hechos científicos.. qiue tal si en verdad es el documento original y la firma corresponde a todas luces a una sola persona y es de Oliver cowdery quien vivía en la misma ciudad que ethan Smith antes de ir con jose quien además era su primo... wow, tienes toda la evidencia es asunto de ordenarla, comprobarla, se que encontraras personas qe te ayudaran éxitos

    ResponderEliminar
  10. hola escribo para probar si estas palabras quedan bien registradas.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, les digo que hay muchas cosas que no me "cierran" en la Iglesia, desde algunos puntos doctrinales hasta administrativos (comerciales). En el país al que pertenezco (en America del Sur)el Encargado del Fondo Perpetuo para la Educación gana 7.000 dolares al mes, siendo esto una suma exorbitante de acuerdo a un salario a similar tarea. También hay muchos administrativos del Sistema Educativo que ganan esa misma suma. Habemos muchos hermanos aqui que no estamos de acuerdo a esos sueldos, pero nadie se anima a decir nada.
    Por otro lado habemos muchos hermanos que no estamos de acuerdo con el sistema de la universidad BYU. Fijate que los sueldos a los profesores se pagan con los diezmos y arriba de eso todabia los alumnos tienen que pagar dinerales por mes. Lo mas dificil de entender es que si uno no tiene dinero para pagar la cuota no puede ir a estudiar. Usan tus diezmos para mantener a los profesores y a pesar de que ayudas en esa forma a la BYU, luego si no tenes dinero no sos digno de ir a estudiar. Usan los diezmos para crear una distincion de personas, porque si no tenés plata no podes ir a estudiar...No estoy de acuerdo para nada con este sistema. Ni con ninguna religion que promueve una escuela o universidad y que haya que pagar. La educación debe ser laica y gratuita.
    La otra controversia que no se me explica es las 4 versiones diferentes de la primera visión de José Smith. Escribí una carta a un dpto que da respuestas a preguntas de la Iglesia. Yo les pregunté si en los primeros años de la Iglesia si los misioneros de aquel momento declaraban la Primera Vision como es ahora. Y ellos me enviaron algunas referecnias muy pobres, sin fundamento, pero fueron sinceros en decirme que al comienzo no se declaraba la misma declaracion actual. No se si se comprometia a la Iglesia mucho en aquel entonces si se declaraba toda la visión que José Smith tuvo.....
    Yo se que Dios y Jesucristo viven, ellos me han protejido mucho y mostrado muchas cosas que yo quería saber, pero aún tengo muchas cosas mas que aprender y descubrir. En cuanto a la Iglesia hay pocas cosas que aun conservo como verdaderas, otras las tengo en duda. Se que las bendiciones patriarcales son verídicas, aunque aveces pueden no cumplirse por temas que desconocemos, pero en lo que respecta al conocimiento perfecto que Dios le declara al Patriarca acerca de nuestra personalidad intima, te diré que nunca fallan.
    En El Libro de Mormón encontramos afirmaciones espirituales que sobrepasan a las de la Biblia y las coincidencias detalladas acerca de asuntos culturales de los Pueblos Originarios de estas tierras no fallan. No creo que Oliverio Cowdery supiera tanto detalle tan detallado de las tribus de Sur América. Ningún libro religioso habla de la religión de los Pueblos Originarios de las Américas ( Abya Yala). Y como yo siempre digo : los indios no mienten. Todas las tribus desde el sur de la Patagonia Argentina hasta las desoladas tierras del norte de Canadá, saben por trsmición oral de que hace muchisimos años fueron visitados por un Dios blanco y barbado, el cual los bendigo y prometió volver.
    Por eso me cuesta entender tantas cosas que no son claras en la Iglesia, y que por otro lado existan tantos puntos buenos.
    Se que Dios vive, el conoce mi vida y se que tengo que continuar arrepintiéndome de mis pecados, pero no veo claro la Iglesia que lleva su nombre.
    En estos momentos de tanta crisis economica, deberíamos unirnos los que pensamos ser cristianos y vivir en comunidades donde entre todos nos ayudemos sin pedirnos nada a cambio. Voy abrir una página en facebook que se va a llamar Cristianos Comunitarios Granjeros.

    ResponderEliminar
  12. que ganas de gastar tiempo hablando mal de la iglesia de los mormones..........uno va a a iglesia por fe, por algo que nada ni nadie puede hacer cambiar de opinion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se habla "mal" o "bien" de la iglesia, sólo se dice la verdad, si esta verdad es dañina para la iglesia, no es mi culpa sino de quienes la ocultaron. Eso de que se va a la iglesia por fe no es del todo cierto, también se va a esa iglesia y a cualquier otra por ignorancia, y la ignorancia si puede ser desecha, y en el proceso las opiniones si cambian. En todo caso, no deseo cambiar la opinión de nadie, simplemente deseo expresar lo que se.

      Eliminar
  13. Tú problema es que fuiste a una secta que se hace pasar por cristiana, y te hiciste mormón. Nunca tuviste un encuentro con el Dios de amor que te ofrece la vida eterna gratuitamente por medio de Jesucristo. Sino de una religión que por medio de un sistema de obras te prometía el cielo.
    Ninguna religión ni ninguna iglesia puede salvarte, solo Jesucristo.
    Acércate a Él y recibe gratuitamente la salvación que Él proveyó para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú problema es que creyendo que me conoces, sin derecho ni autoridad vienes a hablar sin saber.

      Eliminar
  14. Que triste ver como discuten por religión solo sean felices donde les plazca, el atacar solo deja ver que no tienen ningún principio de amor hacia el pro gimo , cuidado¡ están violando uno de los dos y gran mandamiento amar al pro gimo como a ti mismo , recuerden El señor ama a todos sus hijos independientemente su religión, estamos ciendo probados.Sean un buen ejemplo donde quieran que esten demuestres amor unos a otros, a este punto llegaran a quitarse la vida si se encontraran frente a frente , claro , el que se crea menos cristiano y peor aun ateo sin ninguna fe.

    ResponderEliminar
  15. Veo como atacan mucho a los mormones , tendria que averiguar su fe , porque no creo que sea del diablo como dicen por ahi , si lo fuera seria raro que el propio diablo se atacara asi mismo que provecho tendria?.Sus principios deben ser a mi altura porque quiero comprometerme en un Iglecia que sea la mas atacada del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaja, tu comentario me alegro el día, es muy bueno

      Eliminar
  16. Libre pensador me puedes proporcionar un link donde explique bien eso de que traducía las mentadas planchas de Nefi con un sombrero, creo cuando era mas joven lei por casualidad algo como eso pero no le tome importancia, pero ahora que recientemente tuve un acercamiento con jóvenes misioneros me despertó de nuevo ese interés por saber acerca de eso del sombrero... Por otra parte estos misioneros trataron de inducirme pero fracasaron, aunque confieso casi lo logran porque me sentí atraida por uno de los jóvenes extranjeros, pero siendo realistas hasta eso es parte de su metodo de manipulación que les funciona muchas veces, usan como arma la imagen bonita de los jóvenes extranjeros y el encanto que despiertan puede ser abrumador...pero aun con lo flexible que puedo llegar a ser, soy mayor de edad y unos muchachitos no van a hacerme cambiar solo por su cara bonita....

    ResponderEliminar
  17. Nunca comprenderé porque las personas que dejan la iglesia suelen decir ¡ahora soy feliz! ¡ahora siento paz! y en lugar de olvidar todo gastan tiempo, energía e incluso en algunos casos dinero en desprestigiar a la iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días, todos tenemos nuestro libre albedrío , si no te sentiste bién en la iglesia y piensas que es un fraude es tu experiencia y decisión , sigue adelante y supéralo , en tu relato comentas que después de un largo período de inactividad junto a tu esposa en el cual era sumamente felices , apareció la iglesia y tu esposa y posteriormente tu ,se sintieron motivados por volver ¿no eran tan felices y plenos fuera del mormonismo? creo que ahí hay una contradicción , hoy eres ateo, tal vez porque nunca llegaste a conocer a Dios (y no lo digo en forma peyorativa) solo te deseo paz y mucha felicidad en tu nueva vida. como dice tu nombre, eres libre de pensar como quieras , y realmente todos los somos, me suscribo al articulo de fe 11 que me imagino es de tu conocimiento, paz para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El decir que "no llegué a conocer a Dios" es realmente una "adivinanza" de tu parte, típico de los fundamentalistas religiosos que se creen con autoridad y "poder" para adivinar y conocer la vida de las personas, aún desde la distancia, las contradicciones solo las inventas tu. En cuanto al artículo de fe, no veo donde interfiero en el deseo de creer según los "dictados de tu propia conciencia" cuando vienes a decir que "desprestigio" a lo que tu llamas iglesia, si la verdad desprestigia para ti, tal vez deberás recapitular las ideas del Jesús que dices seguir, ese que hablaba de la verdad. "paz" para ti.

      Eliminar
  18. Dios:que te paso antes era chevere jajajajajja

    ResponderEliminar
  19. Sap dude

    Y ahora bien, si hay faltas, estas son equivocaciones de los hombres; por tanto no condeneís las cosas de Dios, para que aparezcáis sin mancha ante el tribunal de Cristo, en el gran día del Juicio.


    ResponderEliminar
  20. hola vos sos el de pesquizas mormomonas en youtube?

    ResponderEliminar
  21. Este,es un comentario sincero y quiero ser lo mas humilde al decirlo, de corazon como decimos las personas.Me da pena y que pensar que ahora tu seas un ateo, no creyente en Dios, y que uses un seudonimo libre pensador y uses la image visual de in chimpance en tu blog. Y que uses la palabra encubierta como resentida y encubierta, de manera peor de lo que acusas titulandolos "cartas a mi amigo mormon" para escribir y expresar tus larguisimos y extensos comentarios que has extraido de Tanta informacion que has Sacado de Las redes sociales y del internet (lo cual te debe Tomar mucho tiempo copiarlos, buscarlos, investigarlos y escribirlos y quien sabe hasta desbelos te debio o debe costar lo cual es editado y publicado por personas que profesan una fe "cristiana" asi como tu juzgando persiguiendo y atacando intelectualmente y de palabra sin un justo juicio LA llamada por El mundo "fe mormona" de LA Iglesia de Jesucristo de Los SUD) seguramente que para El que los lee Como Los lei yo, siente cierta malicia en su contenido, algo de confusion tambien y manipulacion con reselo personal, que duele LA cabeza y uno ni termina de leerlos por El enredo de Tu alocucion

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  24. Para tu escaso conocimiento y de muchos mas el Termino ELOHIM no es un nombre sino significa PODER en plural o Dioses en Hebreo, instruyete en el HEBREO y encontraras que lo que las iglesias te han enseñado no es ni el 5 % de la realidad, libre pensador cuando buscas en la red, copias y pegas, dejando tu resentimiento por alguna razón en contra de todas las iglesias, grupos, sectas, suenas como el sobrino resentido que fue violado por el tío, y a toda costa quiere vengarse pero sin decir por que , explica la CAUSA de todo ese resentimiento y no justifiques tu PORQUE.

    ResponderEliminar
  25. El problema es que a él nunca le interesó realmente conocer a Dios
    En todo lo que leí nunca pude ver que haya ud doblar las rodillas y orar
    y además parece que le molestó tener llamamiento y no recibir un pago
    por lo menos tendrá a su familia por toda la eternidad
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Gracias por compartir tu experiencia y pienso que ayudar a otros a no caer en las sectas seria mucho mejor. Por otra parte no concuerdo en cuando a volverse ateo. Pues la existencia de YHWH Dios es innegable, observa toda la creación o diversidad de vida que existe en la tierra; sean desiertos, bosques, selvas, etc. En cada región existen diferentes especies aves, diferentes animales, diferentes culturas, todas llenas de belleza, y decir fue por la evolución?. Acaso sería mejor decir quién diseño y planeo todo esto antes de... y después fue creado y hasta la fecha funciona y han transcurrido 4'600,000,000 años humanos, según cálculos científicos. Espero tu experiencia se convierta en búsqueda de YHWH Dios en tu hogar, con tu esposa e hijos. No ingreses a ninguna secta. Dijo el apóstol Pablo en el libro de Hechos capitulo 15 cuando estaba en el aeroparque de Atenas; "en el vivimos y en el existimos" YHWH Dios está en todas partes. Saludos desde la ciudad de Puebla México., gerard1961ag@gmail.com.

    ResponderEliminar
  27. Compartiré y utilizaré tu experiencia para compartirla con otros., gerard1961ag@gmail.com

    ResponderEliminar
  28. Hay muchas contradicciones y cosas que n suceden en ese orden y que no mensionare por qué ya me di cuenta que hay personas que solo les gusta conocer cosas por mormo y hacer d ello publicidad. Solo que apoyo un comentario de abajo si es que usted realmente estuvo presente en su historia mintio mucho en todo ese proceso por qué hay muchas cosas que pasan y le preguntan para que usted haya llegando ahí y la verdad es que dudo que usted aya vivido algo tal cual como lo cuenta..por qué conoce algunas cosas que pudo aver oído,por qué se nota que usted también le puso de su cosecha..
    En fin y si las vivió no mienta,jamás lo haga ..por qué podra engañar a mucha gente con los escribió talvez otras prefieran vivirlo y entonces saber la verdad de las cosas por ellos mismos pero: DIOS NO SERA BURLADO.
    Y con cosas tan sagradas no de juega,nise habla de la manera que usted lo hizo.
    Cuando algo es correcto y verdadero permanecerá por siempre! Le pese a quien le pese!

    ResponderEliminar
  29. Pobre hombre! , al leerlo es inevitable reconocer cuan engañado ha sido por la filosofía de los hombres. Pero el tiempo llegará en que dará cuenta de todos sus actos y palabras. "El Señor jamás será burlado"

    ResponderEliminar